Jorge Di Pascuale

www.jorgedipascuale.com.ar

Jorge fue un dirigente sindical revolucionario, que se destacó como líder de los trabajadores de farmacia, y militante del peronismo revolucionario. Nació el 28 de diciembre de 1930, en Buenos Aires.

Di Pascuale, miembro de la Asociación de Empleados de Farmacia (ADEF), pasó al primer plano del sindicalismo argentino luego del golpe de estado que derrocó al presidente Juan D. Perón en 1955, durante el período conocido como la Resistencia Peronista. Fue elegido secretario general del Sindicato de Farmacia en 1957. Integró el ala más combativa del sindicalismo peronista y resultó elegido diputado nacional en 1962, en elecciones que fueron anuladas por los militares. En 1968 fue elegido secretario adjunto de la CGT de los Argentinos, secundando al líder de los obreros gráficos, Raimundo Ongaro.

Comenzó su carrera sindical como delegado del personal en la Farmacia Franco Inglesa, uno de los mayores establecimientos de ese ramo de Buenos Aires. En 1957, la dictadura militar que había derrocado en 1955 al gobierno democrático de Juan Domingo Perón permitió elecciones en el intervenido Sindicato de Empleados de Farmacia. Se realizaron tres elecciones sucesivas, en mayo, julio y septiembre (la intervención se negaba a entregar el gremio a los vencedores por su filiación peronista), y en todos se impuso la Agrupación “22 de diciembre” - Lista Blanca, fundada por Jorge Di Pascuale, Alfredo L. Ferraresi, Horacio Mujica y José Manuel Azcurra, llevando a aquél como Secretario General del gremio. En 1959 tuvo participación significativa en la huelga del Frigorífico Lisandro de la Torre. Al año siguiente fue nombrado Secretario de Prensa de las “62 Organizaciones Peronistas”.

En las elecciones de marzo de 1962 fue elegido diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, resultando el más votado de los candidatos peronistas del distrito (la elección era nominal). En esas mismas elecciones el peronista Andrés Framini fue elegido gobernador de la estratégica provincia de Buenos Aires. Bajo presión de los sectores militares, el presidente Arturo Frondizi anuló las elecciones; no obstante, habría de sufrir un golpe de estado pocos meses después. Entre 1961 y 1964 fue Secretario del Consejo Coordinador y Supervisor del Peronismo. También en 1962 Di Pascuale tuvo participación destacada en el Plenario de Huerta Grande, donde los sectores más combativos del movimiento obrero trazaron un programa revolucionario de gobierno.

En 1963 fue designado por Juan Domingo Perón como su delegado personal ante los países socialistas. En marzo de 1963 viajó a Madrid, donde Perón se encontraba exiliado, junto con otros dirigentes sindicales. Por instrucciones de Perón se dirigió a Cuba, donde se entrevistó con dirigentes de la Revolución, entre otros, con el "Che" Guevara. En agosto de 1964 fue encarcelado, acusado de "subversión".

Un nuevo golpe de estado derrocó en 1966 al presidente Illia. Mientras que los sectores sindicales "colaboracionistas" encabezados por Augusto Timoteo Vandor apoyaron el golpe o permanecieron neutrales ante éste, los sectores combativos encabezaron la lucha contra la nueva dictadura. En 1968 Di Pascuale participó activamente junto a Raimundo Ongaro (gráficos), Agustín Tosco (Luz y Fuerza, Córdoba), Amado Olmos (sanidad), Julio Guillán (telefónicos), Ricardo De Luca (navales), Atilio Santillán (trabajadores azucareros, Tucumán) y otros en la creación de la organización CGT de los Argentinos, que se oponía al sector "colaboracionista". Di Pascuale fue secretario adjunto de la central obrera.

Su participación en el surgimiento del ala revolucionaria del peronismo fue fundamental: el Primer Plenario del Peronismo Revolucionario, en 1968, convocado por Alberte, Rearte y Cooke, se realizó en la sede del sindicato en Buenos Aires. En 1969 la lucha contra la dictadura se profundizó, y se produjeron el Cordobazo y otras numerosas insurrecciones populares en todo el país. El sindicato de empleados de farmacia fue intervenido y Di Pascuale pasó casi todo el año 1969 en la cárcel. Salió en libertad al año siguiente, recuperando la conducción del sindicato. La dictadura militar cayó finalmente en 1973, y el 25 de mayo de ese año, cuando asumió la Presidencia Héctor Cámpora, Di Pascuale recobró su libertad.

Después de la muerte de Perón, el 1º de julio de 1974, los enfrentamientos entre los sectores de izquierda y derecha del peronismo se exacerbaron. Di Pascuale, que adhería a la corriente interna denominada Peronismo de Base, recibió múltiples amenazas de la organización terrorista de extrema derecha Triple A. Muchos dirigentes políticos, sociales y sindicales de la izquierda combativa, como Atilio López, fueron asesinados por la Triple A; otros, como Agustín Tosco, debieron permanecer en la clandestinidad o marcharon al exilio. A mediados de 1975, los compañeros de Di Pascuale lograron convencerlo de exiliarse en Venezuela.
Luego de permanecer tres meses en ese país, regresó a la Argentina. Durante 1976, Di Pascuale permaneció al frente del sindicato, pero como medida de seguridad, dormía fuera de su casa. La represión se encontraba en su pico máximo y él mismo había dicho "no sé si llego a diciembre, no sé si en cualquier momento desaparezco yo".

El 28 de diciembre de 1976 era su cumpleaños, por lo que decidió quedarse con su segunda esposa y su hijo menor, Jorge, quien tenía entonces 6 años. Ya en la madrugada del 29 de diciembre ingresó a su domicilio un grupo de tareas, quien luego de interrogarlo y robarle el aguinaldo y una radio, se lo llevó diciendo que iban a la comisaría y lo largaban al día siguiente.

Pero Di Pascuale no volvió a aparecer. Tanto desde el sindicato como desde la CLAT se enviaron telegramas y realizaron gestiones para su liberación, sin ningún resultado. Y luego se perdió todo rastro.

En 2009 el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de Jorge Di Pascuale, en el marco de una investigación que encabezó el camarista federal Horacio Cattani, por la búsqueda de la verdad y destino final de desaparecidos durante la dictadura. Los mismos habían sido exhumados entre 1988 y 1992, en tumbas NN en el Cementerio de Avellaneda, pero las limitaciones del Banco Nacional de Datos Genéticos demoraron su identificación. El cadáver presentaba lesiones de "impacto de -al menos- tres proyectiles de arma de fuego que afectaron cráneo, hombro y pelvis".

Tal como había deseado su hijo Fernando cuando empezó la búsqueda, el 28 de diciembre de 2009 sus restos fueron velados en la sede del sindicato. Al día siguiente, Jorge Di Pascuale fue finalmente enterrado en el Cementerio de la Chacarita, el mismo día que se cumplieron los 33 años de su secuestro.